Los huesos del metatarso

El esqueleto humano es una estructura ósea con diversas funciones de vital importancia para asegurar la protección de diversos órganos que nos permiten vivir, así como los huesos del metatarso nos permite movilizarnos y mantener el equilibrio cuando caminamos o nos mantenemos de pie. Te invitamos a seguir leyendo este post para conocer sobre los huesos que forman parte del pie.

¿Qué son?

 

Los huesos del metatarso están compuestos de 5 huesos metatarsianos (ossa metatarsalia), que se van enumerando desde la cara medial del pie, es decir, se enumeran del lado interno al externo, ya que el I es el más grueso y el que soporta el mayor peso corporal.

Los huesos del metatarso

Los metatarsianos, son huesos largos que se forman por un pequeño cuerpo triangular prismático con 3 caras, el superior y laterales, además de 2 extremos, el posterior y anterior contando con 5 caras, dentro de las cuales solo 3 son articulares, a excepción del I y el V que solo cuentan con 2.

Cabe destacar que el primer metatarsiano es el más duro y corto que los demás, el segundo se trata del más largo. Sin embargo, cada metatarsiano tiene una base proximal, una cabeza y un cuerpo distal, entonces la base de cada uno es el extremo proximal de gran tamaño. Las bases se relacionan con el cuboides y la cuña, las cabezas se articulan con las falanges del pie proximales.

Estos huesos se articulan unos con otros por el extremo posterior y también con los huesos de la segunda final del tarso, es decir: el I con la primera cuña, el II con la segunda cuña, el III con la tercera cuñado, el IV y V con el cuboides. Además se articulan con las falanges de los dedos por el  extremo anterior.

¿Cómo se conforman los huesos del metatarso?

  • Metatarsiano I:

Es el más corto que los demás, su base tiene una superficie semilunar y de eje mayor vertical, también cuenta con 2 eminencias, una lateral y otra medial. La eminencia lateral se conoce como la tuberosidad del primer metatarsiano, en cambio la eminencia medial se conoce como tubérculo medial, ubicado en el borde posterior del hueso.

  • Metatarsiano II:

Tiene una carilla articular. Esta se prolonga por la parte de atrás entre los cuneiformes externo e interno.

  • Metatarsiano III:

Este hueso se articula con la tercera cuña.

  • Metatarsiano IV:

Está articulado con el cuboides.

  • Metatarsiano V:

También está articulado con el cuboides, a diferencia de los demás, este hueso posee una protuberancia pequeña denominada apófisis estiloide.

Fractura metatarsiana

Las fracturas metatarsianas son más común de lo que parece en las personas mayores, ya se sabe que los huesos metatarsianos son aquellos huesos largos ubicados en el pie que conecta el tobillo con los dedos, además que estos huesos son quienes ayuda a mantener el equilibrio al caminar o estar de pie.

Por lo tanto, una torcedura o fractura grave del pie, quizás un golpe, puede ocasionar una fractura repentina o ruptura en uno de los huesos.

Como se ha explicado anteriormente, existen 5 huesos metatarsianos en el pie, el V metatarsiano es el hueso que conecta al dedo pequeño del pie y es el hueso que mayormente se fractura o golpea.

Una fractura por avulsión puede ocurrir cuando un tendón se le desprende un pequeño fragmento ósea del hueso, este tipo de fractura se conoce como “fractura de bailarina”.

La fractura de Jones, es cuando la fractura en el V metatarsiano está más cerca de la base.

Qué se debe esperar

Si los huesos están alineados o los extremos todavía están rotos, se deberá utilizar una férula o un yeso por alrededor de 1 mes o 2 meses.

Lo más recomendable es que no apoye ni ponga peso sobre el pie afectado, por tanto, deberá utilizar muletas para movilizarse. En algunos casos, se puede proveer una bota especial para el soporte del peso.

Y si los huesos no están alineados, puede que requiera una cirugía.


También podrías leer...

Deja un comentario

contadores de visitas